Escrito por da-beat, el 15 de marzo de 2008, a las 2:01

Todos somos conscientes de lo raro que resulta encontrar juntos estos términos. De las tres combinaciones de dos elementos posibles con esas palabras, sólo “Cine y Mujeres” puede no sorprender. Las otras dos, “Cine y Matemáticas” y “Mujeres y Matemáticas” se pueden aplicar a casos contados. Por eso me ha alegrado conocer la noticia de que la nueva película de Alejandro Amenábar, que se titulará Ágora, tiene por protagonista a Hipatia de Alejandría, una de las pocas mujeres matemáticas de la Historia o, como siempre digo, una de las pocas mujeres matemáticas que conocemos de la Historia. Y es que son muchas las sombras, y tratándose del pasado, muchas más.

La alegría viene por partida doble (o triple) porque, además de la noticia en sí (que se lleve a la pantalla la vida de esta gran mujer, una heroína en toda regla: recordemos que fue asesinada y descuartizada por defender sus ideas científicas, a manos de unos monjes que la acusaban de herejía), que el director sea Amenábar es una garantía de que va a ser una buena película. Cuatro largometrajes, cuatro éxitos. Su primera película, “Tesis”, le reportó 7 premios Goya. Después vino “Abre los ojos”, que no le dio premios pero le abrió las puertas a Hollywood (y al mundo), porque se hizo un remake titulado “Vanilla Sky”. “Los Otros”, su tercera película, ganó 8 Goyas y un BAFTA, y “Mar adentro”, último largometraje hasta la fecha, obtuvo nada menos que 14 Goyas.

Con esta trayectoria, que los matemáticos llaman “función creciente”, ya es suficiente para que pongamos toda nuestra confianza en el proyecto, pero es que además el papel de Hipatia lo interpretará Rachel Weisz, otro ejemplo de “función creciente”. Quien diría, cuando esta actriz salto a la fama haciendo de “chica mona” en La Momia, que acabaría protagonizando películas como La Fuente de la Vida o El Jurado. Pues no solo eso, sino que consiguió el Oscar a la mejor actriz de reparto por su papel en El Jardinero Fiel y la hemos visto hace poco en My Blueberry Nights de Wong Kar Wai. Como podéis ver en las fotos, parecido con Hipatia no le falta.

La película comenzará a rodarse este lunes y tiene previsto su estreno el año que viene, así que toca esperar. Paciencia, amigos.


1 Punto2 Puntos3 Puntos4 Puntos5 Puntos (4,67 / 5. Hay 3 votos)
Loading...
Imprimir Imprimir           


Escribe un comentario o haz un Trackback

Hay 8 comentarios

  1. Morala Merino dijo:

    Al leer la combinacion “matemáticas-mujer” ha venido a mi memoria, el recuerdo de mi compañera Ana, tu antecesora. Que sirva de saludo para ella si es que algún día lo ve.

    Ana callada, Ana seria, Ana y su radiador. Ana y su insepa-rable y complemetaria Esther.

    Ana tiene sus teorías sobre los números; por eso es matemá-tica pura aunque no dura.

    Los números son como las personas, sólo que las Matemá-ticas los trata con más delicadeza.

    A los números esquizofrénicos, les llama números irreales

    A los números enamorados, les llama números primos

    Los números soñadores pertenecen al conjunto de los números imaginarios.

    A los números cuerdos, les llama números reales.

    Cuando utilizamos los dedos de las manos para contar, utilizamos números digitales.

    ¿Y si contáramos con los dedos de los pies? Pues un bonito nombre sería números pedestres.

    Cuando los números alborotan, se dice que “ están montando el numerito”.

    Los números que se creen superiores o inferiores al resto, pertenecen al conjunto de los números complejos, y es tal su complejidad , que a veces acomplejan a los otros.

    A los números optimistas los llama números positivos.

    Los números cargados de pesimismo son los negativos.

    A fin de cuentas, es complicado que no te salgan las cuentas; sobre todo, si estás enbarazada y has sadido de cuentas.

    Si tienes tiempo, habla con Ana, es callada, es seria , es Ana.

    Ana, con su bata blanca.
    Ana seria, Ana callada,
    de integral indefinida
    y pirámides truncadas.

    Te busca un icosaedro
    “pa” que calcules su área,
    y quiere el metro cuadrado
    convertirse en una hectárea.

    No me des un polinomio
    para endulzar la mañana;
    prefiero una hipotenusa
    dos catetos y tres caras.

    Si las raíces no entienden
    ni de presión ni de tiempo,
    ¿cómo medir el perímetro
    de un solitario trapecio ?

    Ana, es tu silueta
    una integral estirada;
    yo diría definida
    con sus límites, tus gafas.

    Porque Pitágoras dijo
    que números son octavas;
    la armonía está en tu ojos
    y la escala en tu mirada.

    Yo estoy de vuelta y tu vas,
    tu sueñas, yo me despido;
    no mepidas un consejo
    sólo sé que no sé nada.

    Ana, ¿quién te quita el sueño
    y cimbrea tus mañanas?
    ¡Ay, no me lo digas, Ana!
    habría más que palabras.

    Morala Merino

  2. Chelucana dijo:

    Mi comentario desmerece ante tanta poesía 🙂 pero, allá va…

    Hoy he visto la película La Habitación de Fermat y me he acordado de ti. Aunque, a decir verdad, no sé si me ha sorprendido más la peli o ¡su página web!

    Saludos

  3. da-beat dijo:

    ¡Que casualidad! Yo también he visto hoy “La habitación de Fermat”. Estos días le caerá un post. El problema es que ayer vi “La fuente de la vida” y también pensé en un post. A ver cual cae primero.

    En cuanto a la web, a mi me pareció flojilla. Tiene poca información sobre la película y los acertijos, ni siquiera aceptan varias opciones, excluyendo a veces la correcta (prueba a poner “alfabético” con acento, la da por incorrecta. Solo acepta “alfabetico”. Lo triste es que será lo que pone la mayoría). De todas formas, si te gustó la web, te recomiendo que veas la de “Donnie Darko“. Además de dar cantidad de información sobre la película (tanta que sin ella es difícil o imposible entenderla), se parece más a un videojuego que a una web. Aprovecho también para recomendarte “Donnie Darko” si aún no la has visto.

    Saludos.

  4. Fernando dijo:

    Yo también me sorprendí gratamente cuando me enteré del tema de la próxima película de Amenábar, que espero con impaciencia. Curiosamente, si es que se puede decir así, fue al oir que había muerto Anthony Minghella, triste noticia (su hijo, rueda con Amenábar). Lo de Rachel Weisz, fue otra sorpresa, aún más grata… A ver en qué queda. Pero seamos optimistas.
    Un saludo,

    Fernando

  5. Chelucana dijo:

    Bueno, Da-beat, es que yo vi la peli en casa de mi hermana, en plan sobremesa, y no tenía ni idea de qué iba. La web la visité al enlazarla en el comentario anterior, no presté atención a los acertijos y, como puedes imaginar, … ¡me quedé sin página menguante! 😀 ¡Qué agobio! Así es que sí, me sorprendieron ambas 😀 Imagínate, que ni me suena “La fuente de la vida” y al leer la sinopsis me he situado perfectamente en la búsqueda de “El Arbol de la Vida”… pero del de Montgomery Clift y Elisabeth Taylor 🙂 Este es el calibre de mi desfase cinematográfico.

    Gracias por la recomendación de “Donnie Darko” Entré en la web como un elefante en una cacharrería 🙁 Y esto me pasa por visitar blogs de jóvenes e inquietos profesores 😉

    Esperaremos, como dice Fernando, el estreno de Amenabar. Saludos a ambos

  6. da-beat dijo:

    Chelucana, no te preocupes. Creo que en la web de Donnie todos somos elefantes en una cacharería. No hay instrucciones, vas picando aquí y allá sin saber muy bien porqué, pero la web te va dirigiendo adonde quiere. Vas viendo cosas, obteniendo información valiosa si ya has visto la película, pero con la sensación de que no eres tú quien elige qué quiere ver. No hay vínculos “Personajes”, “Sinopsis” o “Imágenes”, solo hay un sendero que tienes que seguir, prestando atención a todo lo que veas, oigas o leas para poder dar con las claves que te llevarán a la siguiente parada. Por eso cuando hablaste de webs sorprendentes me acordé de ella.

    De todas formas no sirve de mucho si no has visto la película. Te aviso que esta es como la web, no te enteras de nada, aunque creas que sí. Es de estas películas que, cuando acaban, tu primer pensamiento es “Tengo que verla otra vez. Ahora he disfrutado de los personajes, la música y los paisajes. La próxima ya me enteraré del guión”.

    Fernando, también me enteré de lo de Anthony, pero reconozco que “El paciente inglés” no me gustó demasiado y me entristeció más la pérdida de Arthur C. Clarke. Sin Asimov, sin Sagan y, ahora, sin Clarke, la divulgación científica está en coma. ¿Qué hacer para recuperarla en la sociedad del espectáculo?

    Saludos.

  7. Manuel dijo:

    Aunque me haya ausentado algún tiempo, no he dejado de pasarme por aquí, aunque no he tenido la tranquilidad necesaria para dejarte de vez en cuando algún comentario. Estoy con Chelucana en que estos comentarios quedan “sosos” ante intervenciones del calibre poético como las de Morala Merino. Pero vamos allá.

    Estoy deseando ver la nueva peli de Amenábar, pero tendremos que esperar un añito ( lo bueno se hace esperar).

    Cierto, la Web de Donnie Brasco es curiosa, poco común. La visité hace tiempo, creo que a raiz de un comentario o post tuyo, no recuerdo.

    Posiblemente y dado que el tema del post es muy de coeducación, hagamos una reseña con un enlace al mismo, si te parece bien.

    Como te decía, he estado algo liado con varios proyectos. Precisamente quería comentarte que a raíz de un post tuyo sobre cripotografía elaboré durante el trimestre pasado un proyecto artístico basado en el alfabeto Futurama combinado con la estética del Graffiti. Les gustó bastante el proyecto.Los alumnos elaboraron sobre cartulinas negras sus propios nombres en futurama y luego relizamos un gran mural en el vestíbulo del instituto en el marco de la Semana de la Ciencia. Dejé fotocopias del alfabeto para que pudieran descifrar los nombres. Muchas de las fotociopias se las llevaron y nos hemos escontrado graffitis en futurama por todo el instituto, sobre todo en el patio pintados con tiza. El resultado, lo puedes ver en este álbum web:

    Proyecto Grafitti-Futurama

    Un cordial saludo.
    Manuel.

  8. Fernando dijo:

    No había pensado en el comatoso estado de la divulgación científica, pero razón no te falta (aunque hay algunos nombres, y, al menos el mundo editorial, anda con la cabeza bastante alta. Otra cosa es que llegue a los convencidos, o a más gente, como esos tres…). Ando pensando en una entrada para Arthur C. Clarke desde que supe que había muerto…
    Y bueno, ¿por qué elegir entre papá y mamá? Y menos en asuntos de muertes… Minghella y Clarke, cada uno en lo suyo. A mí me gustaban ambos, aunque no se puedan establecer comparaciones…

    ¡Un saludo!

    Fernando

Escribe un comentario

Preview:



Sigue los comentarios de este post a través del feed RSS 2.0