Escrito por da-beat, el 1 de abril de 2007, a las 0:09

Hace unos días, Fernando Domínguez hablaba en su blog de la serie Numb3rs y, entre otras cosas, decía que no había matemáticas de “pegote”. La verdad es que esto la diferencia del 98’32% de las demás series y películas, en las que siempre que sale algún contenido matemático suele ser de pasada y, muchas veces, consiste en una “colección” de símbolos (el de integral, alguna derivada, un sumatorio…) y números cuya única intención es que el espectador, piense: “Ese tipo sabe mucho. Mira que cosas más complicadas ha escrito”, pero que si nos detenemos a mirarlas, vemos que no tienen ningún sentido. Por ejemplo, este niño escribiendo en el suelo en la serie “Eureka”:
eureka.jpg
 Algo parecido es lo que pude ver hace unos días en Antena 3, en la serie “Los hombres de Paco”, aunque en este caso la intención no era transmitir que el personaje sabía mucho (más bien al contrario, pero del encargado de decorados), sino simplemente, servía de escenario a la acción. He podido hacerme con la imagen que tenéis aquí:

paco1.jpg(La cara se ve borrosa porque lo que me interesaba era el gráfico de detrás)

En la escena, el jefe de policía está dando explicaciones sobre una misión (o algo así) y en la pizarra podemos ver unos diagramas de barras y un diagrama de sectores. No se sabe qué representaban porque no hablan de ellos, solo sirven de escenario, pero en el diagrama de sectores vemos algo raro, ¿verdad? 50%, 30% y 20%. La pregunta es inmediata: ¿Qué tanto por ciento le corresponde al sector que no se ve en pantalla?

Dado que en un diagrama de sectores se representan porcentajes o frecuencias relativas, la respuesta inmediata es el 0% (el círculo completo es el 100%), pero a ese porcentaje le correspondería un ángulo de… mmm… cero grados, que no es el que se ve en la imagen. Si estáis intentando plantear un sistema de ecuaciones para resolver el misterio, dejadlo, no merece la pena. Unos segundos más tarde, podemos ver esto:

paco2.jpg
(Podéis picar en la imagen para verla un poco más grande)

No se ve muy bien, pero yo creo intuir un 10% (se admiten correcciones). Imagino que el culpable se escudará en la manida frase “Las matemáticas nunca se me dieron bien”, pero a mi me ha dado por pensar qué hubiera ocurrido si en vez de este error hubiera sido un error ortográfico como el de la viñeta de Matt publicada en El País, que ha sido objeto de comentarios en cantidad de blogs, así como de varias cartas al periódico y un artículo del Defensor del Lector (¿Tendrá Antena 3 un Defensor del Telespectador?).

Pensad en vuestro mundo más cercano. ¿Por qué si alguién comete errores ortográficos o no sabe quién escribió “El Quijote” es un inculto, pero si comete errores matemáticos o no sabe cuánto es 8×7 solo ha de decir “Las matemáticas nunca fueron mi fuerte” para que no pase nada?

NOTAS:

  • El dato del 98’32% es “de pegote”, para hacer la siguiente reflexión: Basta poner un porcentaje con dos decimales para que demos por supuesto que hay un estudio estadístico de por medio. No os dejéis engañar.
  • “El Quijote” lo escribió Cervantes.
  • 8×7 da 56.
  • La nota de Paco (o a quien corresponda) que da título al post es un 1. Recordad que han suprimido el 0.


1 Punto2 Puntos3 Puntos4 Puntos5 Puntos (No hay votos)
Loading...
Imprimir Imprimir           


Escribe un comentario o haz un Trackback

Hay 3 comentarios

  1. Ángel Encinas dijo:

    Tenía abandonado tu blog y casi me pierdo este magnífico trabajo de investigación. Tu ojo clínico para ver lo que nadie seguramente ha visto, ese ojo en el que cabe todo el planeta, es magnífico, y lo mismo la observación sobre la incultura matemática.
    Un abrazo

  2. da-beat dijo:

    Ángel, no te preocupes. Como ves, yo tampoco he escrito mucho en vacaciones.

  3. Pingback de Posible discriminación de los huevos « El BLOG DE NOSOLOMATESdijo:

    […] Hace solo unos días puse la foto de un gráfico de la serie “Los Hombres De Paco” en el que los porcentajes sumaban más del 100%. Fijáos en el gráfico de “El País”: […]

Escribe un comentario

Preview:



Sigue los comentarios de este post a través del feed RSS 2.0