1. Juanjo dijo:

    Sería estupendo…

    Que no tuvieran que existir los conjuntos cerrados, que las “divisiones” no fueran unidades militares, que el infinito no fuera una idea religiosa, que no existieran los “sumos” sacerdotes de ninguna iglesia, que el mínimo común múltiplo de nuestros deseos nos gobernara de verdad, que sumáramos en vez de restar, que no tuviéramos los latidos contados…

  2. Manuel dijo:

    La distancia más corta entre dos puntos no es siempre una línea recta, así como las cosas mas valiosas no siempre cuestan dinero. ¿Que qué tiene que ver una cosa con otra? Todo y nada. Después de todo, Todo es Nada como decía el poeta cántabro Pepe Hierro. Y quien nada, no se ahoga aunque la distancia entre dos puntos esté en su propio corazón.
    Manuel.

(Esconder comentarios) (Responder)