1. Miguel dijo:

    ¿Y el de esto?

    Palacio Calatrava

  2. da-beat dijo:

    ¡Ahí va! Este no lo conocía yo, pero también se las trae. Parece un caza de Star Wars empotrado en el suelo.

    No era la intención, pero si siguen llegando propuestas, serán bien recibidas.

  3. Sara dijo:

    ¡Vaya! Conozco ese edificio. El que ha dejado Miguel, digo. Es un centro comercial que está en Oviedo, o por lo menos se le parece mucho. Tiene gracia porque lo vi por primera vez hará un par de semanas.

  4. da-beat dijo:

    Yo no lo conozco, pero en el nombre del archivo pone “Palacio Calatrava” y la web en la que esta alojada “palaciocongresos-oviedo.com”. Por la forma, puede ser tres cosas: un centro comercial, un museo o un edificio oficial. Son los lugares de evolución de la arquitectura. ¡¿Qué sería del mundo sin ellos?!

  5. malygos dijo:

    Soy de oviedo :P.

    Si, es un centro comercial y se supone que el palacio de congresos. La parte que yo he visto al menos es todo centro comercial con un supersupermercado en el bajo etc.

    Ahora bien, no se si sera por la costumbre o que pero me da que la foto esta tomada desde una perspectiva que hace al edificio paracer aun mas raro de lo que es. Curioso.

    No tengo ni idea de arte, pero mi ignorante opinion sobre el “arte moderno” (raro etc) de estos dias parafraseando a un gran escritor de ci-fi podria ser: “el 90% del arte moderno es basura, pero bien mirado, el 90% de todas las cosas es basura”. 😀

    PD: Las tildes han sido omitidas intencionalmente.

  6. da-beat dijo:

    Muchas gracias por tu comentario con información de primera mano.

    Siempre he pensado que los escritores de ciencia-ficción, al estar acostumbrados a escribir sobre el futuro, eran pesimistas (guerras con alienígenas o máquinas, apocalipsis, sociedades deshumanizadas….) pero veo que también hay alguno optimista. Sólo el 90% de las cosas es basura, interesante proposición.

    Aún así, voy a romper una lanza en favor del arte moderno: a mi me gusta, no es tan sencillo como parece. Además, el arte es creación, no podemos seguir pintando como Da Vinci o Dalí. Hay que inventar cosas nuevas. Lo que pasa es que lo que se está inventando en la actualidad da la impresión de que “todo vale” y, de hecho, muchos críticos de arte favorecen esta idea. Yo lo que más temo es cómo verán nuestro arte dentro de dos o tres siglos. ¿Qué le contarán a un estudiante de Bachillerato acerca del arte del cambio de milenio?

    En cualquier caso, el arte no deja de ser un reflejo de la sociedad. La nuestra es una sociedad de “usar y tirar”, todo es efímero. Usamos pañuelos de papel, plantamos chopos, creamos música que se vende como churros durante un verano y va directa al olvido, y nunca, jamás, arreglamos un móvil porque “es más barato comprar uno nuevo”. Las pirámides de Egipto tienen miles y miles de años. Las Torres Gemelas solo duraron unas décadas. Es lo que somos. Es lo que hacemos. Espero que los críticos del futuro sean comprensivos.

  7. Caulfield dijo:

    A mí me da la impresión de que las ideas están agotadas, simplemente hacen algo diferente para diferenciarse de lo anterior y de otros arquitectos… si a eso se le llama innovación, o arte moderno, pues vale, todos a admirarlo y a decir qué bonito es :), como aquella fábula del sastre del rey.
    ¿La belleza (o lo que percibimos como belleza) no estaba en la simetría? Digamos claramente que los edificios de todas esas fotos son “feos”… modernos, sí, pero feos. Se salva un poco el caza de Star Wars xD. Para ver arte supermoderno “bonito”, sólo hay que ver cualquier peli decente de ciencia-ficción.

    También es cierto lo que dices sobre que el arte es un reflejo de la sociedad… eso lo dice todo, jaja.

  8. malygos dijo:

    Bueno, yo ya digo que no tengo ni idea de arte, pero desde luego no rompo lanzas a favor de este arte moderno al igual que tampoco las puedo romper a favor de la sociedad moderna.
    Es cierto que el arte es creacion, pero no todo lo que creamos puede entrar en la definicion de arte, ha de haber alguna diferencia entre un cuadro pintado por un bebé y un cuadro pintado por Goya. Si lo piensas un poco es casi denigrante ver a que cosas llaman arte hoy en dia. Pero la idea de que es un simple reflejo de nuestra sociedad es muy atractiva, y desde luego, bien mirado el arte moderno tal vez sea un valioso elemento de documentacion para los criticos e historiadores del futuro, probablemente saquen muchas conclusiones acerca de cómo era nuestra sociedad examinando nuestro “arte”.
    Lo de la “belleza” y su ideal geometico, bueno, eso es un simple canon, ha de haber otros. Tal vez lo geometrico sea mas bien algo estetico, pero antiestetico no tiene por que no ser bello ¿no?

    De todas formas, no todo el arte creado hoy en dia, al igual que no toda la musica (la cancion del verano es un verdadero insulto al concepto musica) actual es tan deprimente como este del que trata el post. Hay muchas creaciones verdaderamente apabullantes, en todos los campos ademas. Escuchar una buena cancion, o ver una buena peli, a veces puede hacer recuperar la fe en la humanidad, aunque solo sea un breve periodo de tiempo, hasta que un periodico o un telediario te devuelven a la cruda realidad.

  9. da-beat dijo:

    No creo que esté todo inventado, lo que pasa es que nos negamos a incluir las nuevas técnicas en las antiguas categorías. Seguimos pensando en la pintura como un lienzo y unos pinceles, cuando hoy día deberíamos quizá pensar más en la infografía. Eso sí es una revolución artística.

    Hasta ahora, las revoluciones de la pintura, por ejemplo, se basaban en diferentes formas de hacer lo mismo. El impresionismo, el surrealismo, el cubismo… todos los estilos pictóricos que han dado una vuelta de tuerca a este arte utilizaban la misma herramienta, pero de diferente forma: distorsión de la realidad, pérdida de la perspectiva, etc. En la actualidad, lo que ha cambiado es el pincel, que ahora es un ratón de ordenador, o el lienzo, que ahora es un muro. Recordemos que hay grafittis que son verdaderas obras de arte (conviene distinguir los grafittis de las pintadas). Aún así, seguimos asociando “arte moderno” a lo “abstracto”, al Guggenheim y similares.

    Y el problema del Guggenheim y similares, como dije, es que da la impresión de que todo vale, cuando lo cierto es que, incluso en ese tipo de arte, hay cosas originales y otras no tanto. Quizá el problema esté en los críticos de arte, que antes de reconocer que “no entienden” un cuadro (seguramente porque no tiene explicación), dicen que es buenísimo, propagándo así la idea de “un cuadro pintado por un bebé” es arte.

    Pasa lo mismo con el cine: si te duermes viendo una película que los críticos ponen por las nubes, no es que sea mala, sino que te falta formación para apreciar las virtudes del film. Me viene a la cabeza “Liverpool”, que ganó el festival de Gijón del año pasado y que cometí el error de ver en cine.

    La arquitectura es otro tema. Prácticamente lo único que puedes cambiar es la forma, y la única ayuda que tienes son los nuevos materiales y las nuevas estructuras. Estas novedades que en el pasado permitieron pasar del románico al gótico, contruyéndose catedrales “imposibles hasta la fecha”, permiten en la actualidad lo mismo: construir edificios “imposibles hasta la fecha”. Pero claro, empiezas haciendo unas torres inclinadas “por probar” y acabas haciendo cualquier cosa porque puedes.

  10. Leander Van Staiga dijo:

    Como una profesora de lengua me dijo un día en clase, relacionado sobre los escritores de las diferentes épocas, dijo algo como que los escritores de una generación a otra rompen los moldes establecidos para resaltar o reafirmar que ha llegado su época de actuar, y los siguientes vuelven a lo anterior, quitan la monotonía.

    A mi me dio a entender no solo por lo que dijo, si no porque en las demás asignatura que daba veía que se hacia lo mismo, que desde el comienzo, las generaciones posteriores a las anteriores han dejado de lado lo establecido no solo para innovar, sino para hacerse un hueco, que se les reconozca, y tener un sitio en la historia, no a titulo personal (que a veces pasa) sino a modo de cambio, se ve en el cambio de arte romántico, a gótico, en música el paso de tener la música clásica de la época de Mozart, Beethoven… a una amplia gama de géneros rock, pop… e incluso en la ropa, no vestimos de manera diferente nosotros de nuestro padres e incluso que de nuestros abuelos. El mundo es cambio.

    Cada generación ve el mundo de una manera, porque hay cambios de mentalidad, sociales, económicos… continuos y eso no va a cambiar.

  11. da-beat dijo:

    Bienvenido al blog, Míster Leander.

    Me ha hecho gracia tu última línea, que podría resumirse en “en la vida todo cambia, y eso no va a cambiar”. Estoy de acuerdo contigo en que el arte tiene que ser un cambio continuo. Si no es original, no es arte. El problema aparece cuando da la impresión de que ese es el único requisito para poder definir algo como “arte”. Utilizando términos de Lógica, la originalidad debería ser condición necesaria pero no suficiente, más que nada, como ya dije, por la visión que puedan tener de nosotros dentro de unos siglos.

    Por cierto, esa “búsqueda de la diferencia” no es exclusiva de los artistas o de una generación. Yo creo que todos tenemos un poco la necesidad que comentas de resaltar, de hacernos un hueco, de diferenciarnos de los demás, de ser individuos en medio de la multitud. Me viene a la cabeza una escena de la película “Algo en común”. Voy a buscarla y la pongo en otro comentario.

    Un saludo.

  12. da-beat dijo:

    Aquí está la escena de la que hablé:

    Pertenece a la película “Algo en común (Garden State)” dirigida por el actor de esta escena, Zach Braff. Por cierto, si os ha gustado, no os perdáis la película entera, os la recomiendo.

  13. magistra dijo:

    Muy atractivos, tú y tu blog. Ahora que se han acabado las comidas de los jueves, entraré aquí de vez en cuando para seguir aprendiendo de ti. Saludos, y enhorabuena por tu trabajo.

  14. da-beat dijo:

    Muchas gracias, “Magistra”.

    No sé si no decir quien eres fue intencionado o un despiste, pero hoy he preguntado y no he dado contigo. En cualquier caso, saber que vas a entrar por aquí de vez en cando me obliga a escribir algo nuevo, que el último post es del 15 de noviembre. Entre puentes, evaluaciones y otros desvaríos (míos) se ha pasado el tiempo sin darme cuenta.

    Y nada, que tengas felices fiestas. Nos veremos, por aquí o por allí.

  15. da-beat dijo:

    No he podido resistirme, al ver esta mañana en el periódico la foto del que es ya el edificio más alto del mundo (más de 800 metros), a hacer este montaje. No es que el edificio sea raro, pero es un poco inquietante si eres seguidor de Stephen King. Mirad, mirad:

    ¿Esl el Dubai Burj laTorre Oscura? ¿O el Hospital Kingdom?

  16. malygos dijo:

    Hola, resucito el post porque mientras leia “VACIO PERFECTO” de Lem, concretamente el “capitulo” Perycalipsis me ha venido totalmente a la cabeza este post y mas bien sus comentarios. Recordareis, y sino no teneis mas que leer, la discusion sobre el arte moderno, el arte basura y demas. Yo ya parafrasee desde el principio a un escritor de ci-fi que opinaba sobre la ciencia ficcion y lo extrapolee al arte. Esta vez os dejo un fragmento de lo que estaba leyendo ayer noche y me hice acordarme de todo esto.

    Supongamos que en el Sahara hay cuarenta granos de arena que, si los hallamos, pueden salvar al mundo: igual de difícil sería encontrar cuarenta obras salvadoras, escritas hace tiempo y ahogadas en la masa de papel impreso. Y no cabe la menor duda de que hayan sido escritas, puesto que así lo afirma la estadística de los actos del espíritu, comentada en holandés y en términos matemáticos por Joachim Fersengela, lo que el crítico repite aquí a ojos cerrados, porque le impide comprobarlo su desconocimiento de ambos idiomas: el holandés y el matemático. En cualquier caso, antes de poder abrevar nuestras almas con tales maravillas, las asfixiaremos con la basura, cuatro billones de veces más numerosa. Por lo demás, ya las tenemos asfixiadas. Ya se ha cumplido la profecía, pero no nos dimos cuenta de ello por la prisa que siempre tenemos. Por tanto, el libro de Fersengeld no es profético sino retrofético, lo que motiva su título de Perycalipsis en vez de Apocalipsis.

    Este otro:

    Pertenecen definitivamente al pasado, se han muerto sin dejar descendencia, fenómenos tales como el desarrollo paulatino de los talentos, su lenta maduración natural, su selección cuidadosa, su armonía y equilibrio dentro de las normas de apreciación dictadas por el gusto más refinado y sutil. El único estímulo que todavía actúa es la vocinglería: cuanto más fuerte se grita, mejor. Pero, si en el mundo hay cada vez más personas que vociferan usando toda clase de amplificadores cada vez más potentes, se nos reventarán los tímpanos antes de que nuestro espíritu se entere de lo que se dice. Los nombres de los genios del pasado, evocados en vano, ya no son más que sonidos vacíos de significado; Mane Tekel Fares, pues, si no escuchamos los consejos de Joachim Fersengeld. Hay que organizar con urgencia el Humanity Salvation Found. el Fondo para la Salvación de la Humanidad, con un capital de dieciséis billones paridad oro, con una tasa de interés del 4 % anual. El dinero del Fondo servirá para pagar a todos los creadores: inventores, científicos, técnicos, pintores, escritores, poetas, dramaturgos, filósofos y proyectistas, según las normas que siguen: quien no escribe nada, no proyecta, no pinta, no patenta ni propone nada, cobra una remuneración vitalicia de 36.000 dólares al año. Quien practica una de las actividades arriba mencionadas, recibe proporcionalmente menos.

    Perycalypsis contiene un índice tabular completo de descuentos para todas las formas de la creación. Quien haga un invento o edite dos libros al año, pierde todo derecho a cobrar. Si aumentamos la producción anual a tres títulos, en vez de cobrar, debemos pagar al Fondo una suma prevista. Gracias a este sistema, sólo cometerá un acto de creación un verdadero altruista, un asceta del espíritu que ama al prójimo y no a sí mismo, deteniéndose automáticamente la producción de la basura que se vende ahora.

    Se que es mucho y no os voy a obligar a leerlo, de hecho sino fuera porque tengo cierto sentido comun pegaria aun mas texto, no tiene perdida. El libro es una serie de criticas “literarias” a libros totalmente absurdos y que nunca han sido escritos. Me lo estoy pasando pipa leyendolo, voy por la mitad y ya me parece genial, asi que os lo recomiendo, sobre todo si ya habeis leido algo de Stanislaw Lem pero no conoceis esta obra, tremendamente divertida.

    Sobre el porque de esta enorme cita… ¿no os parece brillante la idea de pagar a la gente por NO crear? ¿Y de sancionarla si crean demasiado? ¿No seria algo inmenso el poder parar la produccion de basura en serie que adorna nuestras pantallas, estanterias, y tratandose de arte, incluso nuestras ciudades?

    PD: Estamos en el siglo XXI, para el ficticio autor de Perycalipsis lo que es 100% basura (si, es mas radical que yo o que el otro, este no es optimista da-beat xD) es lo producido en el siglo XX…parece que vamos a peor entonces.

  17. da-beat dijo:

    A mi la idea, la verdad, me parece genial, sobre todo cuando dice: “Así nos aseguramos de que solo producirán algo aquellos que realmente tengan algo que decir y sean altruistas”. Vamos, sería como trabajar por amor al arte, pero a la inversa.

    El razonamiento me parece tan bueno que solo le veo un defecto: la SGAE. ¿Cobraría un canon por las cosas que no compres, las que no piratees, aquellas que nunca vas a disfrutar (porque, de hecho, no existen) para pagarle a toda esa panda de no-autores? Mmmm, ahora que lo pienso, ¿no está pasando eso ya? ¡Vaya con Stanislaw! Eso sí que es ser un visionario.

(Esconder comentarios) (Responder)